Maravillas diurnas

Estoy empezando a sentir admiración por Password, ese maravilloso concurso de Cuatro del que ya he hablado en otras ocasiones.

En la emisión de esta tarde la palabra a definir era «Saturno«. De entre las varias posibilidades de definición – los planetas, los dioses griegos – el concursante se saca una nueva de la manga y dice: Diurno.

¿Diurno? Sí, sí, diurno… Al principio creo no haberlo oído bien. Pero sí, ha dicho diurno.

Como la otra parte del concurso no responde acertadamente (claro está) él da otra pista, mucho mejor, diciendo: Nepturno (sic).

Es evidente que su pareja no acertó la palabra… Pero mira tú… Si te dicen «Diurno y Nepturno» lo primero que se viene a la cabeza es Saturno.

¡Viva la tele!

Todo el mundo tiene derecho…

A expresar sus deseos, incluídos aquellos para después de la muerte. Hace tiempo ya que vi esto pero no había tenido tiempo de mostrarlo aquí:

Literalmente es un carnet como esos de las donaciones de órganos. Algo para llevar encima por si fallecieras y alguien cercano pudiera hacer uso de tu cuerpo para desarrollar sus fantasías necrófilas… Jejeje.

Gracioso.