Maravillas diurnas

Estoy empezando a sentir admiración por Password, ese maravilloso concurso de Cuatro del que ya he hablado en otras ocasiones.

En la emisión de esta tarde la palabra a definir era «Saturno«. De entre las varias posibilidades de definición – los planetas, los dioses griegos – el concursante se saca una nueva de la manga y dice: Diurno.

¿Diurno? Sí, sí, diurno… Al principio creo no haberlo oído bien. Pero sí, ha dicho diurno.

Como la otra parte del concurso no responde acertadamente (claro está) él da otra pista, mucho mejor, diciendo: Nepturno (sic).

Es evidente que su pareja no acertó la palabra… Pero mira tú… Si te dicen «Diurno y Nepturno» lo primero que se viene a la cabeza es Saturno.

¡Viva la tele!

Una de filósofos

Martes 18 de septiembre de 2008. Como muchas tardes durante la merienda ponemos la televisión y vemos algo… En esos momentos está en antena en cuatro el concurso PASSWORD. Para el que no lo conozca es un simple reto de dos personas (un concursante y un famosete para dar audiencia) en el que una ha de definir palabras con palabras; es decir, aparece una palabra en pantalla y uno de ellos se la ha de definir al otro con una sola palabra. El otro contesta intentando adivinar la palabra oculta. Si no acierta el otro puede dar otra palabra más, y el retado lo intenta de nuevo… Así todo.

Bueno, pues a la concursante del martes le aparece la palabra Eúfrates.

¿Y qué le dice al otro?

¡¡¡ Sócrates !!!

La cosa va fatal… Y no es por la crisis.

Reeducando, que es gerundio

Reeducación para la ciudadanía. El primer espacio televisivo dedicado al análisis de la asignatura «Educación para la ciudadanía«. Pres.: Garbriel Albiac

Visto (Garbriel (sic) incluído) en el canal Libertad Digital TV de mi TDT, pero todavía me cuesta creerlo.

Corazón sí pero ¿cabeza?

Viendo, de casualidad, el avance de noticias de Telemadrid me encuentro con que el locutor hace mención al debate de esta noche con un texto que aparece también en su página web:
Los expertos consideran que ganará el debate quien llegue tanto al corazón como la cabeza de los indecisos
Y digo yo, ¿no se les ve demasiado el plumero?

Cabeza y corazón


‘Con cabeza y corazón’, lema del PP para la campaña electoral

Creo que les da igual.